Francotirador derriba a dos terroristas a 2.4 km de distancia, de los tiros más largos en la historia…

Un francotirador del Servicio Aéreo Especial(SAS) británico abatió a dos terroristas en Afganistán desde una distancia de unos 2.4 kilómetros, que se incluyen entre los asesinatos registrados a mayor distancia de la historia.

Informes señalan que el militar, un sargento británico que ha servido en Irak y Afganistán, empleó un rifle Barrett calibre .50 para realizar el disparo.

El tirador tenía la tarea de abatir a los sujetos luego de que el SAS recibiera el informe sobre un ataque planeado con un camión cargado de explosivos contra una base del Ejército Nacional Afgano.

Soldados asignados a vigilancia avistaron el mencionado vehículo en una zona donde se presume hay varias fábricas de bombas cerca de Kabul, capital de Afganistán.

Los oficiales al mando decidieron permitir que el camión de los terroristas se alejara de la zona poblada y se fuera por una carretera.

De acuerdo con el Daily Star, al francotirador del SAS se le dio la orden de abatir al conductor del vehículo mientras el camión se encontraba en la vía.

El soldado disparó en dos ocasiones contra el bloque del motor de la unidad, provocando la detención inmediata del vehículo.

“Un terrorista salió de la cabina, miró el motor y comenzó a gritar instrucciones al conductor”, señaló la fuente.

El francotirador mató al terrorista con un disparo en el pecho, posteriormente, asesinó al conductor acertando en la cabeza.

De acuerdo con el reporte, los explosivos en el vehículo estallaron, pero no se registraron lesionados.

El Daily Star informó que el francotirador cometió los asesinatos desde una distancia de 2.4 kilómetros.

El año pasado, otro tirador del SAS mató a un terrorista desde una distancia similar a la de este hecho. El soldado hizo el disparo con una ametralladora de calibre .50 montada en el techo de su vehículo.

En 2009, el británico Craig Harrison estableció el récord mundial del asesinato a mayor distancia en la historia al disparar contra un objetivo desde unos 2.4 kilómetros con un rifle calibre .338 Lapua Magnum.

La muerte confirmada de mayor distancia jamás registrada la realizó un soldado canadiense en Irak en mayo de 2017. El francotirador disparó su rifle McMillan TAC-50 contra un miembro del Estado Islámico que se encontraba a unos 3.22 kilómetros.

Con información de Daily Star y The Sun